Un pastor estuvo muerto durante 90 minutos. Mira lo que dijo de Dios cuando despertó…


Anuncios

Uno de los mas grandes misterios de toda la historia de la humanidad, es que es lo que sigue después de la muerte. Hay quienes se inclinan por que existe un cielo y un infierno, a donde van las personas según hayan vivido su vida. Otras mas creen en la reencarnación…

Es imposible saber que es lo que nos depara cuando dejamos de existir en este mundo, sin embargo personas que han estado muertas clinicamente por algunos minutos han revelado sus experiencias vividas en ese tiempo en el que “perdieron la vida”.

La historia que te contaremos a continuación es un testimonio mas de lo que podría esperarnos cuando dejemos este mundo:

Un pastor evangélico sufrió un terrible accidente automovilístico que casi le costo la vida, sufrió lesiones graves que lo dejaron en silla de ruedas.

1
A pesar de su enorme fe esto termino por afectarlo demasiado, mas en lo psicológico que en lo físico. El pobre hombre sentía que no valía para nada, dependía de otras personas para siquiera poder darse un baño. Mas de una vez llego a pensar en el suicidio.

2

Debido a las diferentes lesiones sufridas durante el accidente, el pastor tuvo que ser internado de nuevo. Su salud parecía empeorar poco a poco hasta que un día de la nada, su corazón dejo de latir.

Fueron 90 minutos los que este hombre dejo de tener pulso y cualquier signo vital. Los doctores y enfermeras ya no tenían nada mas que hacer, solo dar a sus familiares la triste noticia.

Después de una hora y media de haber sido declarado muerto clinicamente, el pastor reacciono. Despertó como desesperado, gritando. Todos en la sala estaban sorprendidos.

Es ahí donde contó su experiencia entre la vida y la muerte:

“Yo solo veía un túnel con mucha luz, como una vía del tren. Mientras mas caminaba por ella, mas veía recuerdos de mi vida, los buenos y los malos. Veía también a cada miembro de mi familia”

3

Al llegar al final había unas escaleras que terminaban en una enorme puerta llena de luz. Al tocar la puerta solo escuche una voz que me dijo “No es tu turno” y desperté aquí…

4


Anuncios