Drogó y metió a bebés vivos en ataúdes por años. Cuando fue descubierta solo gritaba una cosa…

Irena Sendler es la protagonista de esta historia, ella fue ganadora del Premio Nobel de la Paz pero lo que tuvo que hacer para lograrlo es increíble…

El padre de Irena murió cuando tenia apenas 7 años, en sus ultimas palabras le dijo algo que la marco de por vida: “Ayuda siempre al que lo necesita, ahí es donde esta realmente el sentido de la vida”.

Estas palabras de su padre dictarían la forma en que Irena viviría siempre su vida. Pensando en ayudar al prójimo sin importar su religión, estatus social, color, edad ni nada mas que su bienestar.

Su padre era doctor y ella decidió estudiar para enfermera, con esta profesión sabia que podía ayudar a muchas personas y a eso dedico su vida. Al inicio de la segunda guerra mundial y con el movimiento nazi, tuvo que hacer algo increíble para tratar de salvar a los bebes de familias judías, no lo vas a creer…